EL SUEGRO DE SOROLLA. EL FOTÓGRAFO: ANTONIO GARCÍA PERIS

Buenos días, hoy os traemos una análisis de uno de los cuadros que Sorolla dedicó a su suegro, una figura muy importante en la vida del autor. Esperamos que os guste.

 

Este espléndido cuadro es el mejor tributo pictórico que Sorolla pudo rendir a su suegro, el fotógrafo Antonio García Peris ; figura que tendría una trascendencia fundamental en la vida personal y profesional del pintor, que sintió siempre por él un verdadero afecto filial basado en el respeto y la consideración mutuos que permanecieron intactos durante toda su vida.

Así, aunque Sorolla realizó en distintos momentos de su carrera varios retratos  de su suegro , con intenciones y planteamientos bien diferentes en cada ocasión  en este caso quiso rendir homenaje a quien fuera fiel acompañante de sus sesiones de trabajo a la orilla del mar durante sus campañas de verano en las playas de Valencia , y al reconocido fotógrafo que, aunque disfrutaba de una bien merecida  reputación en su profesión , siempre había albergado inquietudes de pintor, que de algún modo veía satisfechas con orgullosa admiración en la figura de su yerno.

En efecto, Sorolla quiso plasmar en este lienzo, no un retrato más de su suegro, sino su imagen de caballero burgués , tal y como paseaba con él cuando le hacía compañía en sus jornadas de trabajo en la playa . Así, lo pinta pulcramente vestido con su traje blanco de verano descansando a la orilla del mar en una mecedora, con las piernas cruzadas y sujetando su bastón en las manos. Sentado a la sombra, para resguardarse de los rigores del húmedo calor estival, posa de perfil, con su cabeza despejada dirigida al frente , hacia donde reposa su mirada serena y contemplativa ,colocando su sombrero canotier en la banqueta situada junto a su asiento.

Sorolla observa a su modelo desde un acusado escorzo , al pintarlo de pie desde un punto de vista más alto , según puede verse en las fotografías que muestran al artista en distintos momentos de la ejecución de este retrato. En ellas aparece Antonio García , posando para Sorolla a la sombra de un toldo, con la misma actitud e indumentaria que representa la pintura, pero en un entorno de playa completamente despejado, sobre una plataforma de madera para evitar el hundimiento de la mecedora en la arena por el peso y el balanceo.


Sin embargo, Sorolla vuelve de nuevo a modificar la apariencia natural de los que ven sus ojos a través de su instinto de pintor . El espacio en que se desenvuelve Antonio García , tal y como posó para los pinceles de su yerno, se transforma por completo al quedar encuadrada su figura por unos perfiles del suelo y el muro de una caseta de playa , inexistente en el escenario natural en el que se sitúa el modelo , pero que Sorolla introduce en su campo de visión para estructurar su espacio, marcando así los planos con un recurso claramente fotográfico

Sorolla convierte el fondo de la playa de este sugerente retrato en un tapiz de bandas de luz y color que enmarcan la figura de su suegro, eliminando la línea del horizonte, para concentrar toda su intensidad pictórica del cuadro en el juego cromático con que el pintor matiza la superficie del agua y de la arena bañadas por el sol , en contraste con los reflejos azulados del traje del fotógrafo sugeridos por la sombra  del toldo invisible , resolviendo todo el lienzo con una factura rápida , allá prima de una gran fuerza y energía pictóricas, y a la vez con un trazo seguro y ligero que , lejos de insistir en concentraciones densas de pintura , extiende al óleo por  la superficie del lienzo con una enorme fluidez , con la que consigue efectos de  texturas y transparencias muy sutiles , que incluso recuerdan en algunas zonas la técnica de la acuarela , logrando con todo ello el que sin duda puede considerarse el mejor retrato de playa pintado por Sorolla y una de las obras más genuinas y originales del artista de este género.

Conchi Gómez

24/04/2019

 

 

 

Anuncios

Julio Romero de Torres

Buenos días, hoy os traemos la biografía de Julio Romero de Torres, famoso pintor al que dedicarón una canción que todos tenemos en nuestro imaginario cultural. Esperamos que os guste.

Julio Romero de Torres nació el 11 de noviembre de 1874 en el edificio del museo provincial de bellos antes de córdoba.

Hijo de Rafael romero barros. Pintor y director fundador de dicho museo provincial, y de rosario torres delgado. Curso estudios en el instituto de Góngora y en 1884 se matricula en el conservatorio de música para estudiar solfeo.

Paralelamente inicia clases de dibujo y pintura con su padre. De 1890 en su primera obra conocida y fechada, “la huerta de morales”. En 1892 realiza el retrato del periodista francisco Borja pavón para la portada del seminario cordobés revista meridional.

En 1895 pinto “mira qué bonito era” que presenta a la exposición nacional de las bellas artes donde obtiene una mención honorifica.

Frecuencia la academia de ciencias, bellas letras y nobles artes, presidida por Teodomiro Ramírez de Arellano; el ateneo y la sociedad económica de amigos del país.

 

Se caso con Francisco Pellicer y López. El 14 de agosto de 1902 es nombrado profesor numerario de la catedra de colorido dibujo y copia. Cesa el 12 de septiembre al ser suprimida la escuela que había fundado su padre. En 1903 es profesor agregado en la escuela superior de artes industriales, dirigida por mateo múrida. Durante su estancia en Madrid se relaciona con Manuel del valle enclan y Manuel machado.

En 1907 participa en la exposición del circuito de bellas artes de Madrid junto a los “pintores independientes”: José Gutiérrez solana, Ricardo Baroja, Darío regoyos  y Anselmo miguel nieto. Presenta los cuadros “bendición”, “Carmen”, y “Fuensanta”.

Frecuenta la tertulia nocturna que mantenía ramón del valle inclan en el café de la calle arenal a la que asistían entre otros, los pintores Ignacio Zuloaga, Ricardo Baroja, José Gutiérrez solano, Rafael de penagos. Anselmo miguel nieto y Ángel Vivanco, realiza viajes por Francia, Inglaterra, Italia, suiza, países bajos y marruecos. En 1910 participa en las exposiciones internacionales de pintura española que se celebra en buenos aires y en Santiago de chile. Ramón del valle inclan pronuncia una serie de conferencias en buenos aires en la que presenta a julio romero de torres como primer pintor español. En diciembre de 1912 es elegido académico numerario de la academia de ciencias, bellas letras y nobles artes de Córdoba.

Durante 1913, frecuenta en Madrid la literatura de la “sagrada cripta del café de Pombo”  que preside ramón Gómez de la serna y a la que asistan los hermanos zubiorre Victorio macho. Francisco iturriano solana, Santiago resianol, bagaria bartolozzi, bacarisse, Manuel abril, romero de Maeztu o Guillermo de torre.

Retratado a Juan Belmonte y es uno de los organizadores, junto a Valle Inclan, Julio Antonio, Ramón Pires de Ayala y Sebastián Miranda del homenaje que se le brinda cuatro meses antes de tomar su alternativa. En 1914 con molino del estallido da la guerra europea firma el manifiesto de los intelectuales españoles en pro de la defensa de los valores espirituales y a favor de la causa aliada.

El 18 de diciembre de 1922 el ayuntamiento de Córdoba le nombra “hijo predilecto de la ciudad” y se inaugura una exposición de su obra en el círculo mercantil. Romero de torres participo de la corriente del cartel como medio de comunicación y realiza una serie de obras en las que se integra en la nueva tendencia. Las bodegas de cruz conde le encargaron el anuncio de sus vinos y las populares etiquetas de anís <<la cordobesa>>. En Madrid el de la corrida patriótica de 1921 en beneficio de las víctimas del desastre anual y para la unión española de explosivos de Riotinto, cuatro carteles calendarios de los años  1924, 1925, 1929 y el publicado en 1931. Conjugo las influencias modernistas con los aires de su tierra. Durante 1926, su estudio de la calle Pelayo se convierte en centros de reuniones y tertulias. En 1928, pinta “la virgen de los faroles” que fue colocada en el retablo de la fachada norte de la mezquita catedral.

Comienza a sentir los primeros síntomas de enfermedad que achaca al cansancio dejando de pintar durante una temporada. Al no mejorar, consulta a los médicos, que le diagnostican una grave dolencia hepática y pulmonar.

Julio Romero de Torres falleció el 10 de mayo de 1930 en su casa de la plaza del potro en Córdoba, su viuda e hijos donaron al pueblo de Córdoba los lienzos del artista que habían participado en la exposición iberoamericana de Sevilla de 1929 para crear un museo en su memoria.

Mariluz Morente

17/04/2019

ALBERTO CORTEZ.

EL CANTAUTOR ARGENTINO DE LAS PEQUEÑAS COSAS

Hoy quiero rendir homenaje a uno de mis ídolos de juventud, “Alberto Cortez”. Falleció en Madrid el día 4 de abril de 2019, a los 79 años de edad.

Al compás  de sus canciones bailábamos, eran muy románticas, y en los años 60 fue el ídolo de la juventud, su voz melodiosa nos invitaba a soñar. Alberto Cortez, nació en Argentina, fue un cantautor y poeta. Conocido como: “El cantautor Argentino de las pequeñas cosas”.

Pero no eran tan pequeñas, al contrario daba todo y más de lo que tenia. Cuando componía sus canciones, sabia poner todo sentimiento y regalarnos esas canciones tan bellas que él componía.

“En un Rincón del Alma”. Donde guardo la pena, que me dejo tu amor”.

Y sentía una gran tristeza si alguna vez le sucedía.

“Cuando un amigo se va”. Te queda un espacio vacio, que no lo puede llenar, la llegada de otro amigo”.

Pero no le importaba construir castillos en la playa.

“Castillos en el aire”. Quiso volar igual que las gaviotas, libre en el aire”.

Dando siempre gracias a todo lo que la vida le dio.

“Gracias a la vida”. Que me hadado tanto, me dio dos luceros, que cuando los abro, perfecto distingo lo negro del blanco”.

Porque el siempre tenia presente esta frase.

“A partir de mañana”. Empezare a vivir la mitad de mi vida”.

No dejes nunca nada atrás, mira siempre adelante.

“Camina siempre adelanta”. Cuando le dije a mi padre, que me iba a echar a volar, que ya tenia mis alas”.

Porque alguien te hará llegar un bonito presente.

“Te llegara una Rosa”. Cada día que medie entre los dos una distancia”.

Aunque al preguntarle. Tú de donde eres, él siempre contestara.

“No soy de aquí”. Ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir”:

Vengo a poner  mi testimonio junto a ese palmeral, y colocare mi mano sobre.

“Las Palmeras”. Ay, mi  corazón está empezando a padecer, desde que yo te conocí mi dulce miel”

Y así me recordaran junto a mis canciones, cuando sea mayor, y todos me llamen.

“El abuelo”. El abuelo un día, cuando era muy joven, allá en su Galicia, dejaba atrás todo lo que, más quería”.

Y se fue para las américas, pintando el horizonte con esas acuarelas de colores, sin volver la vista atrás.

“Acuarela del Río”. Un canilla poí, una balsa, una guaina, una flor en el río”.

Y tantas y tantas canciones que a lo largo de su vida compuso, adiós  Alberto Cortez, te vas junto a los grades que nos dejaron, formar un conjunto musical y seguir cantando vuestras canciones. Siempre serán recordadas, y esa sonrisa dibujada en tus labios.

Así rindo homenaje a un gran poeta. Un saludo.

Paki Humanes  6/4/2019

 

 

 

 

 

 

 

Aurelio Gómez Nava, de Yuncler al Museo Sorolla.

 

Para empezar este relato lo primero que hay que hacer es hablar de magia. La magia de las redes sociales y cómo nos conectan sin nosotros saberlo.

Durante un mes, hemos estado trabajando el relato en el Taller de Literatura a través de los cuadros de Sorolla y ha sido esta aventura que comenzó  sin saber donde pararía, la que nos ha permitido encontrar a Aurelio.

Y he aquí la magia: nuestro trabajo sobre Sorolla,  ha permitido rescatar la historia de Aurelio Gómez Nava, un vecino de Yuncler, que durante los últimos 8 años de su vida laboral estuvo trabajando en el Museo Sorolla de Madrid. Decidnos, ¿no es una bonita casualidad, que los cuadros que a nosotras nos han inspirado, hayan servido para poner en valor la historia de vida de un paisano nuestro?

Pues bien, el pasado miércoles 27 de Marzo, invitamos a Aurelio a conversar con nosotras y elaborar una entrevista para el blog. Pero como suele pasar, las preguntas previas siempre quedan cortas, la conversación se torna viva y surgen temas y sensaciones más interesantes de plasmar.

Aurelio es un hombre amable y con un punto introvertido que llega al despacho, con un montón de postales de cuadros de Sorolla bajo el brazo  y que nos ofrece a cada una y en ese gesto denota el amor que ha tenido por su trabajo y sus ganas de compartirlo.

Iniciamos la conversación hablando de sus orígenes y de cómo con 3 años llegó a Yuncler de la mano de sus padres y 5 hermanos. Él, el pequeño de los varones. La biografía de su familia siempre ha estado ligada a la historia de Yuncler. Famoso en su tiempo, el bar del “Tío Rubio”, pero Aurelio prefiere hablar de su padre como el tío Pedro, atisbando el respeto por la figura paterna.

Los años de su infancia pasaron rápido y Aurelio pronto se dio cuenta de que en Yuncler  “no cumplía los 22”. Él quería ir a Madrid, probar suerte y aunque quizás no los supiera en ese momento, ese fue el primer paso para seguir prosperando profesional y personalmente.

Su primer trabajo en Madrid fue en la restauración, como camarero, en el restaurante italiano la Spinetta de Filippo Carletti, un músico italiano. No fueron pocas las anécdotas que se podrían contar del lugar, como aquella del capricho de la condesa con un camarero, cómo el mismo diría: dan para escribir un libro.

Sus rincones preferidos de Madrid: el barrio de Moncloa. Transmite con pasión y orgullo anécdotas del barrio y de sus rincones.

Tras su paso por el restaurante, Aurelio pasa a ser funcionario civil en un club militar en Cuatro Vientos, en donde su relación con militares y civiles en viajes y ambientes  distendidos, le permitió lanzarse, en una cena navideña, a lo que para él hubiese sido su pasión, cantar. Y así, rompió una barrera de tímidez, que ´sl siempre dice que le ha acompañado.

Sin embargo, aún le quedaba por descubrir otra de sus pasiones. La oportunidad de trabajar en el museo se presentó y a pocos años de la jubilación era una oportunidad que aprovechar.

Lo que en principio podría parecer un trabajo más, se fue convirtiendo en una bonita afición  y después en un gran conocimiento sobre la vida y obra de Sorolla. A su  llegada al museo, Aurelio no dudó en aprenderse la biografía de Sorolla y  la descripción de los cuadros, por pura motivación personal, para ir más allá de las funciones de vigilante y pasar a ser un guía privilegiado cuando alguien lo necesitaba. Cuando habla se nota que disfrutaba de su tarea y de facilitar al visitante no pocas anécdotas de los cuadros y de la propia vida del pintor, que gracias a la entrevista hemos podido conocer.

Creo que podría hablar largo y tendido de los 267 cuadros expuestos durante sus 8 años de trabajo, o  incluso de los que había en el almacén o de cómo Sorolla utilizaba las cajas de puros que le regalaban para realizar bocetos en pequeño formato, o de la amistades de Sorolla con Alfonso XIII y de los líos de faldas, o de los no pocos personajes famosos o de la realeza, que han pasado por el museo para conocer la exposición.

Nos cuenta alguno de los secretos de sus cuadros más famosos como por ejemplo el de “Madre”, en el que aparece Clotilde, la mujer de Sorolla, con un bebe recién nacido, su hija Elena, y de cómo Sorolla, al no estar presente en el momento del nacimiento de su hija, utilizó la cara de un sobrino para hacer el cuadro.

Si le preguntas que obra le gusta más, responde “Cosiendo la Vela”, pero aprovecha para contar la historia de otros tantos, que pertenece al proyecto “Visión de España” de la Hispanic Society. Proyecto que llevó a cabo Sorolla, por encargo de Archer Milton Huntington, para plasmar la cultura española, demostrando la motivación de conocer la obra del autor más allá de las paredes del museo y del propio autor. Aurelio también es conocedor de la obra de Elena Sorolla, la hija del pintor, como gran escultora.

Además, ha podido tratar con los descendientes de Sorolla que han trabajado en el museo. En especial con Blanca Pons Sorolla, bisnieta del pintor, en la que Aurelio ha reconocido a una buena y humilde gestora y por otro lado él ha sido reconocido en esas funciones más allá de la vigilancia, actuando como guía en visitas personales de Blanca. Pero si le preguntamos qué es lo mejor del museo, responde que lo compañeros, cuya foto con ellos, conserva como oro en paño.

Ahora, afronta su jubilación con tranquilidad y optimismo, volviendo a sus raices al pueblo de Yuncler, pero sigue manteniendo ese vínculo con la cultura y el museo que tanto le ha aportado. Si le ves paseando por la calle no dudes que amablemente podrá contarte alguna anécdota y transporte al jardín de Sorolla o a cualquier rincón del Barrio de Moncloa.

Desde el Blog, queremos agradecer su amabilidad y dedicación en esta entrevista e invitarle a participar del mismo siempre que desee.

Un saludo para todos.

Conchi, Mariluz y Paqui.

03/04/2019

 

Temáticas de Sorolla: El baño.

La salida del baño en la playa fue un tema recurrente para Sorolla y existen varias obras de parecido contenido y mismo título pues tenían muy buena acogida por parte de crítica y público.

Hoy os traemos dos de estas obras y su descripción:

SALIENDO DEL BAÑO.

 

En primer plano y ocupando casi por completo la composición aparece una mujer casi de cuerpo entero que sostiene en sus brazos a un niño recién salido del agua y envuelto en una tela blanca. En el fondo de la pintura y a excepción de una pequeña franja superior de cielo y otra inferior de arena, el protagonista absoluto es el mar. En la obra predominan brillantes tonos blanco-azulados que han sido aplicados con una pincelada cargada, ágil y suelta que nos evoca la clara luz de la mañana valenciana.

El cuadro fue pintado en junio de 1915, en Valencia, en un descanso del pintor de sus trabajos para la Hispanic Society of America. A este mismo periodo pertenecen obras tan notables como Niña entrando en el baño pintado el verano de ese mismo año.

​ En concreto, este cuadro ha sido expuesto en múltiples ocasiones:

En 1929, a la muerte de Sorolla, el cuadro formaba parte del legado del pintor a su mujer Clotilde y actualmente se conserva en el Museo Sorolla, aunque el cuadro ha mantenido ese carácter itinerante y ha formado parte de diversas exposiciones en época reciente

 

NIÑA ENTRANDO EN EL BAÑO

DESCRIPCIÓN:

Niña entrando en el baño es un lienzo de 86 x 106 cm pintado por Joaquín Sorolla en la playa de Valencia durante el verano de 1915, en un periodo de descanso de los trabajos que estaba realizando para la Hispanic Society of America. En él se representa a una niña, posiblemente su hija Elena, en el momento de entrar al agua, al fondo pueden verse dos barcas y unos niños jugando. La composición que posee unos magníficos efectos cromáticos formados por la luz al incidir sobre la arena y el mar, está centrada en la playa y en el movimiento de los pequeños, no siendo visible el horizonte. Se trata de una obra de madurez del pintor.

El primer propietario del cuadro fue el comerciante de arte Justo Bou, el cual lo vendió a la coleccionista y bibliófila Maria Bauza.1

Fue expuesto por primera vez en público en mayo de 2009. La casa Sotheby’s de Londres lo subastó el 3 de junio de 2009, siendo adquirido por un coleccionista estadounidense al precio final de 1,9 millones de euros. El 18 de noviembre de 2003 otra obra de Sorolla de similar temática titulada La hora del baño, alcanzó el precio récord de 5.3 millones.

 

Espero que os haya gustado este repaso por alguno de los cuadros de Sorolla, que nos trasladan al verano y a la luz de Valencia.

Mari Luz

20/03/2019

LA BATA ROSA

Siguiente con nuestro homenaje a Sorolla, hoy traemos una entrada dedicada a uno de sus cuadros más famasos: La bata rosa. A continuación dejamos una descripción del cuadro para  que seguidamente puedan disfrutar de la lectura de una pequeña historia inventada sobre dicho oleo.

Este ejercicio forma parte de uno de los trabajo literarios que estamos llevando a cabo en el Taller de Literatura, y que esta año, estamos dedicando al “CUENTO” , abordándolo en todas sus dimensiones.

Esperamos que disfruten tanto de la descripción como de la historia sobre el mismo.

Descripción: 

Oleo sobre lienzo copia del cuadro del mismo nombre, también conocida como “Después del Baño”, Joaquín Sorolla, pintado en 1916 en la playa de Valencia. La escena se desarrolla tras un cañizo: Una muchacha acaba de salir del mar a cambiar su ropa mojada por una seca ayudada por una señora.

El sol penetra a través de las cañas iluminando la composición.

Lo que verdaderamente interesa aquí al pintor es la luz. Este cuadro se encuentra en el Museo Sorolla de Madrid, al que suelo acudir siempre que me acerco a la capital de España.

Os animo a que lo visitéis. A demás   es de los pocos museos donde tienen una deferencia con los jubilados permitiéndonos la entrada gratis.

Es una de sus obras maestras, la belleza de la escena costumbrista no es apocada por la complejidad de la obra.

El maestro Sorolla ejecutó de manera genial las figuras, viento y fuentes lumínicas. El pintor logró uno de los cuadros con más calidez y alegría de su carrera.

 

“DESPUÉS DEL BAÑO”

Después de un baño reparador es el momento más delicado, todo es relax y bien estar, ella la mira con mucho cariño, cuida con esmero cada pulgada del cuerpo de su amada, la mira ensimismada, la acaricia, feliz de poder estar junto a ella, al lado de una flor tan delicada, como es su persona, adorada.

Le hace feliz verla sentirse también a su lado, el tiempo se ha parado par las dos, ahora sus cuerpos son uno solo.

 Todo empezó una mañana de verano paseando por la playa, el día comenzaba a despuntar, los tenues rayos de sol despuntando a lo lejos donde se pierde la mirada, donde los rayos del sol se funden con el reflejo del mar, allí estaba ella, dulce como una paloma que quiere posar sus alas para descansar, bajando de una nube, con su bata rosa, recién salida del baño, el cabello húmedo, claramente se adivinaba su silueta también formada detrás de esa bata rosa.

Como si se tratase de una sirena emergía en las aguas del mar, ese mar tan azul. Me miré en sus ojos y desde ese momento sentí que éramos dos almas gemelas, que se encuentra, y ya nadie las podrá separar.

Toda la vida buscando a ese ser maravilloso que llenara mi vida, llevándome a la estasis, al fin te encontré.

Que más puedo decir de la persona tan querida para mí, nada más que sentirme dichosa sabiendo que ella me corresponde de igual forma.

No se cuanto durara este amor, no quiero ponerle fecha al calendario, no, solo quiero pensar en ella, solo que la quiero, y ella me corresponde, es el único motivo que tengo para vivir, mi amor por ella.

 

PAKI HUMANES

21/2/2019

 

 

JOAQUÍN SOROLLA: EL MUSEO.

Buenos días,  queridos lectores, durante el mes de Marzo vamos a trabajar la figura de Joaquín Sorolla, ya que dentro del taller de literatura nos hemos apoyado en sus cuadros para crear magníficas historias. Esperamos que os guste este monográfico.

Para empezar, vamos a hablar del Museo Sorolla, una visita muy agradable para pasar el día en Madrid.

El Museo Sorolla es un Museo Nacional español ubicado en un palacete del Paseo del General Martínez Campos de Madrid, emplazamiento que serviría de taller y vivienda a Joaquín Sorolla y Bastida junto a su mujer y tres hijos. El edificio fue construido en 1911 bajo la dirección del arquitecto Enrique María Repullés, que materializó los deseos del pintor de crear un espacio que fusionase el área de trabajo y su vivienda y que además contáse con un espacio de jardín.​ La vivienda conserva el ambiente original de muchos de los espacios, además de alojar una amplia colección de obras de Sorolla, así como también numerosos objetos que reunió como coleccionista durante su vida. Se trata además de una de las casas de artista mejor conservadas de Europa. Desde el 1 de marzo de 1962, el edificio es Monumento Histórico-Artístico Nacional.

 

La habilitación del espacio como museo que albergáse las obras del pintor surgió como iniciativa de su propia esposa, Clotilde García del Castillo, quien en 1925 dictó testamento legando al Estado español las obras y patrimonio en su poder para así crear un lugar que honráse la memoria de su marido. El 28 de marzo de 1931 se aceptó la donación mediante Real Orden y se clasificó como una Fundación benéfico-docente de carácter particular. El museo fue inaugurado en 1932 y quedó bajo la dirección del hijo del artista, Joaquín Sorolla García.​ Cuando este falleció en 1948, legó un gran número de obras para la ampliación de los fondos del museo, aceptados por el Estado en 1951.

El 27 de abril de 1973 el museo fue incorporado al Patronato Nacional de Museos —suprimido en 1985—, lo que conllevó una mayor profesionalización en su administración, con un conservador-director perteneciente al cuerpo facultativo de conservadores de museos al frente de su gestión. Desde 2009 es un Museo Nacional de España, adscrito al Ministerio de Cultura y Deporte con gestión exclusiva de la Dirección General de Bellas Artes.

 

 

 

Conchi Gómez Jiménez

27/02/2019

APRENDIENDO A TEJER

Señores y señoras un año más se aproxima el “CARNAVAL”, tiempo de diversión, un momento que sirve para evadirse de preocupaciones y dar rienda suelta, resaltando aquello que ha sido de mas actualidad, que con graciosas chirigotas se suele cantar. Yo aporto este granito de arena que se lo dedico al grupo de colaboradoras del Centro de Día de Yuncler, que están dedicadas a tejer.

 

Bea, Cari, Loles, Mamen, Pili y Mili. Donde van con tanta prisa. Vamos al Centro de Día que dan clases de ganchillo y queremos aprender a tejer.

ESTRIBILLO

A tejer, a tejer, vamos todas a tejer, vamos al centro de día que dan clases de ganchillo y queremos aprender, a tejer, a tejer, porque lo hacemos muy bien, a tejer, a tejer.

Mili es la maestra que nos enseña a tejer, con el género de plástico y nos mete en cada lió porque quiere que tapemos para la fiesta todo el cielo de Yuncler. Aquí en el centro de día nos reunimos cada martes para aprender a tejer, y como somos muy listas lo hacemos muy requetebién, unas van cortando bolsas, y otras tejen al compás de los chistes y la música que tenemos que escuchar.

ESTRIBILLO

A tejer, a tejer, vamos todas a tejer, vamos al centro de día que dan clases de ganchillo y queremos aprender, a tejer, a tejer, porque lo hacemos muy bien, a tejer, a tejer.

Bea. Yo he tejido unas mantas pa poner en el sillón, y si me quedo dormida, que bien que me tapo…yo. Pili. Yo tejo unos calcetines que me abrigan un montón, pa tapar mis piececitos y tenerlos calentitos porque tengo un…Espolón.

                                                                     ESTRIBILLO

A tejer, a tejer, vamos todas a tejer, vamos al centro de día que dan clases de ganchillo y queremos aprender, a tejer, a tejer, porque lo hacemos muy bien, a tejer, a tejer.

Cari. Yo les tejo unas muñecas a mi nieta que primor, con lo majas que me quedan, así me lo curro…Yo. Mamen. Yo estoy tejiendo unas bragas, calaitas que primor, para usar en el verano y tener ventilaito el…Chipiron.

ESTRIBILLO

A tejer, a tejer, vamos todas a tejer, vamos al centro de día que dan clases de ganchillo y queremos aprender, a tejer, a tejer, porque lo hacemos muy, pero que muy requete bien, a tejer, a tejer.

Espero que sea de vuestro agrado, he querido poner esta chispa de humor, con todo mi cariño a este grupo tan simpático, que cada martes disfrutan haciendo algo que les gusta, enhorabuena chicas, un saludo.

PAKI HUMANES

20/02/2019

 

 

Historia del Palacio Real de Madrid

Buenos días, queridos lectores, hoy os traemos un poco de historia sobre nuestro patrimonio arquitectónico. Esperamos que os guste.

El Palacio Real de Madrid es un noble edificio ubicado en el extremo occidental de la villa, en la calle Bailén. Es la residencia oficial del rey de España y así se mantuvo hasta Alfonso XIII. También vivió después Manuel Azaña. El Palacio Real se utiliza para ceremonias y actos oficiales.

 

El palacio es un edificio exento, rodeado por los jardines de Sabatini al norte, la plaza de Armas y la catedral de la Almudena, al sur, plaza de Oriente al este y Campo del Moro al oeste. El palacio tiene su origen histórico en una construcción defensiva del siglo XI. De fortaleza musulmana pasó a ser alcázar cristiano y alcázar-palacio de los Austrias ya en el siglo XVI. Este último edificio desapareció en un incendio en el año 1734. Ocupando el mismo solar se levantó un nuevo palacio al gusto de los Borbones, siendo el autor Juan Bautista Sachetti. A raíz de su construcción se le denominó Palacio Nuevo, el cual se fue ampliando y modificando según los deseos y necesidades de cada monarca.

El incendio ocurrió el 24 de diciembre de 1734. Por aquellos días, el rey Felipe V se hallaba alojado en el palacio del Buen Retiro. Sabido es, que a este rey no le agradaba nada el viejo alcázar y que procuraba cuanto le era posible no residir en él. El incendio dejó totalmente inservible el antiguo edificio, por lo que, para llevar a cabo la gran obra hizo llamar a un profesional de confianza, Felipe Juvara. El arquitecto Juvara ideó un palacio de enormes proporciones que requería un espacio mucho mayor que el antiguo alcázar. Este edificio tendría veintitrés patios, treinta y cuatro entradas, grandes estancias para los Consejos, secretaría del Estado, biblioteca, iglesia, teatro, etc.

Juvara murió al poco tiempo y el rey mandó llamar a otro afamado arquitecto, Juan Bautista Sachetti, que había sido discípulo de Juvara. La demolición de las ruinas del viejo alcázar comenzó el 7 de enero de 1737. El 7 de abril de 1738 se puso la primera piedra de material de granito. El marqués de Villena, duque de Escalona, introdujo dentro de la piedra un cofre de plomo que contenía cobre.

Intervinieron también en la nueva construcción los arquitectos españoles Baltasar de Elgueta y Ventura Rodríguez. Carlos III llegó a Madrid el 9 de diciembre de 1759 y a su llegada se alojó en las dependencias del Buen Retiro. Desde los primeros momentos se ocupó del palacio mandando acelerar las obras para hacerlo habitable, aunque tendría que espera al menos cinco años. La construcción había durado veintiséis años, siete meses y veintitrés días. Aun así, siguieron los trabajos de decoración de interiores que estaban sin concluir.

Mª Luz Morente Ballesteros

13/02/2019

La ‘Roca Grossa’ de Vilafamés, mucho más que una piedra.

Quien haya visitado Vilafames en alguna ocasión, conocerá perfectamente la Roca Grossa. Quien no lo haya hecho, ya está tardando en disfrutar de una localidad declarada Bien de Interés Cultural desde 2015 y considerada como uno de los pueblos más bonitos de España.

Uno de los puntos de más atención despierta en Vilafames, aunque sea solo por su tamaño, es la Roca Grossa. Estamos hablando de una mole de rodeno de 2.163 toneladas de peso, 832 metros cúbicos y una inclinación de 34° sobre el estrato, así que no pasa precisamente desapercibida. Ubicada a las faldas de la iglesia parroquial, al mismo tiempo calle principal de la población, la calle de la Font. Todo un atractivo turístico que no se puede perder quien acude a la población de la Plana Alta.

Justo a un costado de este misterio de la naturaleza se puede leer, pintado sobre azulejos, y a modo de conmemoración por parte de la comisión de fiestas de Vilafames del año 1996, algunos datos sobre la misma: peso, volumen, composición, datación…

La roca de los tres deseos

Cuenta también la leyenda, que tras tocar esta gigante roca se pueden solicitar tres deseos, de entre los cuales la gigantesca piedra solo concederá uno.

La relevancia de este peñasco de enormes dimensiones es tal en Vilafames que su composición de arenas de Rodé (tierras de aspecto rojizo de silíceo), da un curioso apelativo a sus habitantes, ‘cual Roig’. La historia en cuestión relata que los pobladores decidieron hace mucho tiempo trasladar sus viviendas a un lugar llano. Con este propósito ataron sus casas con una fuerte cuerda y comenzaron a tirar de ellas, pero al llegar a la Roca Grossa, resbalaron con su característico barro rojizo, quedando sentados en el suelo.

El peñasco es tan solo uno de los atractivos de los que puede presumir Vilafames, una población cuyos vestigios se remontan a la era del hombre de Neandertal, entre los años 120.000 al 80.000 antes de Cristo. También se encuentran restos de la Cultura Magdaleniense Superior Final (13.000-12.000 a. C.), los cuales fueron hallados en la conocida como Cueva Matutino, una cavidad de unos 70 m2 ubicada en la parte posterior de una vivienda de la zona centro del pueblo, además de algunos poblados íberos que circundaban la localidad. Vilafames fue en el pasado una villa de origen islámico, la cual fue conquistada por Jaime I en 1233. Mucha historia, en la que por supuesto también destaca su castillo, que tuvo un papel protagonista en las Guerras Carlistas, sufriendo entonces grandes destrozos y siendo restaurada dentro después.

Espero que os guste esta piedra que nos da unos de los deseos que pedimos

Conchi Gómez 1 de  marzo de 2019